Desinfectar los tejidos

Para muchas personas, es muy importante desinfectar los tejidos. También sabemos que mucha gente busca alternativas al lavado a máquina a 60 grados, que puede dañar determinados tejidos.  En tiempos de pandemia, SteamOne presta más atención aún al hecho de que sus aparatos garanticen una perfecta desinfección de los tejidos. El personal médico puede confiar en nuestras planchas de vapor para desinfectar perfectamente las batas de los profesionales de sanidad. Desinfección de tejidos con la plancha de vapor ¿Sabía que el vapor tiene grandes propiedades desinfectantes? Las planchas de vapor, que ya son utilizadas por las grandes marcas de la moda para desinfectar la ropa, también son accesibles para el gran público.  En estos tiempos de pandemia, es de suma importancia para SteamOne garantizar la desinfección eficaz de los tejidos gracias a sus planchas de vapor. La empresa ha llevado a cabo varios estudios con un laboratorio francés independiente. Los resultados son claros: El potente vapor SteamOne elimina el 99% de COVID-19* de los tejidos más utilizados en la industria del prêt-à-porter. ¿Cómo se desinfecta una prenda?  Desinfectar los tejidos, ya sea la ropa o cualquier otro objeto, es un proceso muy sencillo con un buen limpiador a vapor para tejidos. La desinfección puede aplicarse a cualquier tipo de tejido, ya sea de algodón, lino o lana. De hecho, a diferencia del planchado, la plancha de vapor permite planchar la ropa sin riesgo de dañar sus fibras textiles. Lo único que tiene que hacer para desinfectar e higienizar sus tejidos es saber utilizar nuestros dispositivos, ¡que son todos muy fáciles de usar! De hecho, la primera misión de SteamOne es garantizar lo mejor de la tecnología y el diseño ofreciendo aparatos prácticos y fáciles de usar, fabricados en Francia.  ¿Cómo funciona la desinfección de tejidos con vapor?  El vapor de agua es meramente agua en estado gaseoso. Se obtiene calentando el agua hasta una temperatura de unos 98 grados. Esta es la temperatura de salida de una plancha de vapor. Se calienta hasta el punto de ebullición el agua del depósito extraíble de una plancha de vapor, gracias a la caldera y se eleva su temperatura a 98 grados antes de transformarse en vapor.  Este vapor cálido y suave es el que permite sanear y desinfectar los tejidos sin dañarlos, al tiempo que elimina los malos olores. Al penetrar en el tejido, sin contacto directo, el vapor de agua actúa en profundidad sin aportar humedad.  La ventaja: es una forma natural de desinfectar los tejidos y no es perjudicial para la salud ni el medio ambiente. ¡No necesita productos químicos! ¡El vapor de agua tiene virtudes desconocidas para la mayoría de la gente! Permite la erradicación natural de virus, bacterias y microbios. Ningún organismo no deseado puede resistir el vapor a alta temperatura en sus tejidos y en lugares estratégicos de la casa (cojines, alfombras, sábanas, cortinas, etc.).